El concepto de las cocinas Bulthaup

Si hay una estancia dentro de una vivienda que podemos considerar como vital, esa es la cocina. Y es que, lo queramos o no, allí dentro vamos a pasar una gran parte de nuestra vida.

En ella no solo se elaboran las mejores recetas familiares sino que es un lugar en el que las confidencias, los momentos íntimos y los menos íntimos son los verdaderos protagonistas. Entonces, ¿Por qué no darle la importancia que se merece? ¿Por qué no invertir el tiempo necesario en hacerla única? Unas preguntas que van a quedar perfectamente respondidas cuando conozcamos el concepto de cocina de Bulthaup, el cual, nos servirá para dotar a nuestra cocina de los elementos que necesita para pasar a ser una pieza fundamental de nuestro hogar.

¿Cuál es el origen de las cocinas Bulthaup?

Para conocer si origen hay que remontarse al año 1949. Fue entonces cuando Martin Bulthaup adquirió un aserradero en la Baja Baviera. Aquel lugar fue el encargado de albergar algunos de los aparadores de cocina con más calidad que se habían construido hasta la fecha.

La calidad de estos aparadores le granjeó una gran reputación dentro del sector. Sin embargo, no fue hasta el momento en el que introdujo su revolucionario concepto de cocina, cuando se convirtió en el líder absolutos.

¿Qué aporta el sistema Bulthaup?

En primer lugar hay que decir que este sistema incorpora 3 líneas, las cuales, se denominan B1, B2 y B3. Tres líneas completamente diferentes pero al mismo tiempo complementarias entre ellas. En común, una arquitectura vanguardista y atemporal que encaja a la perfección dentro de cualquier hogar.

La línea B1. La más sencilla del conjunto

Esta primera línea se podría considerar como la línea más generalista y de más amplio espectro. No en vano es la línea que cuenta con menos detalles, menos acabados y menos modulaciones.

Sin embargo, no son pocos los expertos los que la considera como la alternativa ideal para aquellas personas que adquieren una primera vivienda y requieren sobre todo de una cocina funcional, moderna, con elementos prácticos y con un presupuesto que sea asequible.

La línea B2. La radical de la familia

Esta línea es mucho más transgresora ya que lleva el minimalismo al extremo. De hecho, podemos ver cómo la cocina pasa a ser casi un taller que un lugar en el que los fogones y los aromas con los protagonistas.

Sin embargo, la falta de muebles no está reñida con la estética. No solo porque esta cocina es un verdadero impacto visual sino porque tiene todo lo necesario para ocultar cualquier cable que haya dejando un espacio limpio.

La línea B3. La más personalizable

Bulthaup es consciente de que las dos líneas anteriores no encajarán en todos los públicos. Por ello complementa todo lo anterior con esta B3. Aquí lo que prima es la personalización al detalle tanto a nivel de materiales como a nivel de acabados. Lo que se busca, en otras palabras, es dar al futuro propietario de la cocina todo lo que pida de la manera más fiel posible.

No obstante, lo mejor de todo es que esta personalización se lleva a cabo de la manera más sencilla posible que no es otra con la unión de diferentes módulos. Unos módulos que, dicho sea de paso, van a estar adheridos a las paredes mediante unos ristreles de acero que permite la libre circulación de todos y cada uno de los elementos de la cocina.

Con este sistema no se quiere lograr una cocina funcional o moderna. Se quiere ir un paso más allá y se pretende que sea una cocina nueva todos los días en función de nuestros gustos puntuales o de nuestras preferencias.

La misión. Una cocina única

Un concepto totalmente innovador que los profesionales que trabajan para Bulthaup se encargan de llevar a la práctica mediante conversaciones constantes con el cliente. El objetivo es plasmar en papel todo lo que ellos tienen en mente aportando soluciones concretas y personalizadas a cada situación.

A partir de aquí surge una cocina personal e intransferible. Nadie en el mundo tendrá un espacio como este. Algo que solo aporta beneficios porque hasta el último centímetro cuadrado está pensado para el confort de la persona que la habitará.

 

Si hay una estancia dentro de una vivienda que podemos considerar como vital, esa es la cocina. Y es que, lo queramos o no, allí dentro vamos a pasar una gran parte de nuestra vida.

En ella no solo se elaboran las mejores recetas familiares sino que es un lugar en el que las confidencias, los momentos íntimos y los menos íntimos son los verdaderos protagonistas. Entonces, ¿Por qué no darle la importancia que se merece? ¿Por qué no invertir el tiempo necesario en hacerla única? Unas preguntas que van a quedar perfectamente respondidas cuando conozcamos el concepto de cocina de Bulthaup, el cual, nos servirá para dotar a nuestra cocina de los elementos que necesita para pasar a ser una pieza fundamental de nuestro hogar.

¿Cuál es el origen de las cocinas Bulthaup?

Para conocer si origen hay que remontarse al año 1949. Fue entonces cuando Martin Bulthaup adquirió un aserradero en la Baja Baviera. Aquel lugar fue el encargado de albergar algunos de los aparadores de cocina con más calidad que se habían construido hasta la fecha.

La calidad de estos aparadores le granjeó una gran reputación dentro del sector. Sin embargo, no fue hasta el momento en el que introdujo su revolucionario concepto de cocina, cuando se convirtió en el líder absolutos.

¿Qué aporta el sistema Bulthaup?

En primer lugar hay que decir que este sistema incorpora 3 líneas, las cuales, se denominan B1, B2 y B3. Tres líneas completamente diferentes pero al mismo tiempo complementarias entre ellas. En común, una arquitectura vanguardista y atemporal que encaja a la perfección dentro de cualquier hogar.

La línea B1. La más sencilla del conjunto

Esta primera línea se podría considerar como la línea más generalista y de más amplio espectro. No en vano es la línea que cuenta con menos detalles, menos acabados y menos modulaciones.

Sin embargo, no son pocos los expertos los que la considera como la alternativa ideal para aquellas personas que adquieren una primera vivienda y requieren sobre todo de una cocina funcional, moderna, con elementos prácticos y con un presupuesto que sea asequible.

La línea B2. La radical de la familia

Esta línea es mucho más transgresora ya que lleva el minimalismo al extremo. De hecho, podemos ver cómo la cocina pasa a ser casi un taller que un lugar en el que los fogones y los aromas con los protagonistas.

Sin embargo, la falta de muebles no está reñida con la estética. No solo porque esta cocina es un verdadero impacto visual sino porque tiene todo lo necesario para ocultar cualquier cable que haya dejando un espacio limpio.

La línea B3. La más personalizable

Bulthaup es consciente de que las dos líneas anteriores no encajarán en todos los públicos. Por ello complementa todo lo anterior con esta B3. Aquí lo que prima es la personalización al detalle tanto a nivel de materiales como a nivel de acabados. Lo que se busca, en otras palabras, es dar al futuro propietario de la cocina todo lo que pida de la manera más fiel posible.

No obstante, lo mejor de todo es que esta personalización se lleva a cabo de la manera más sencilla posible que no es otra con la unión de diferentes módulos. Unos módulos que, dicho sea de paso, van a estar adheridos a las paredes mediante unos ristreles de acero que permite la libre circulación de todos y cada uno de los elementos de la cocina.

Con este sistema no se quiere lograr una cocina funcional o moderna. Se quiere ir un paso más allá y se pretende que sea una cocina nueva todos los días en función de nuestros gustos puntuales o de nuestras preferencias.

La misión. Una cocina única

Un concepto totalmente innovador que los profesionales que trabajan para Bulthaup se encargan de llevar a la práctica mediante conversaciones constantes con el cliente. El objetivo es plasmar en papel todo lo que ellos tienen en mente aportando soluciones concretas y personalizadas a cada situación.

A partir de aquí surge una cocina personal e intransferible. Nadie en el mundo tendrá un espacio como este. Algo que solo aporta beneficios porque hasta el último centímetro cuadrado está pensado para el confort de la persona que la habitará.

 

 

2017-11-14T16:55:27+00:00 13 noviembre, 2017|Sin comentarios